BICHECTOMÍA

La Bichectomía, es una técnica mínimamente invasiva, en la cual se extraen las bolsas de bichat, es decir, los cúmulos de grasa que se acumulan en las mejillas

¿En qué consiste la Bichectomía?

Consiste en hacer dos incisiones de un centímetro o dos aproximadamente en el interior de la boca, una a cada lado, a la altura de la parte intermedia entre las muelas. A partir de ahí, se extraen las bolsas de bichat, con el objetivo de perfilar el óvalo facial con resultados permanentes, debido a que la grasa eliminada no se vuelve a reproducir. Tiene una duración de menos de una hora y se realiza bajo anestesia local. Lo mejor es que se puede retomar inmediatamente tu rutina diaria. Después de la intervención solamente se necesita ingerir una dieta blanda durante una semana.

Diferencia entre Botox y Ácido

El Botox se utiliza en el tercio superior del rostro y el Ácido Hialurónico en el tercio inferior. El Botox se aplica sobre los músculos faciales cuya contracción deseamos disminuir y el Ácido Hialurónico se aplica sobre la arruga o surco que deseamos rellenar.

BOTOX

El Botox se utiliza para lograr que aquellas arrugas que llegan con la edad desaparezcan de la cara. Esto se consigue por medio de su inyección en ciertos músculos faciales, que son los culpables que las arrugas aparezcan. En el fondo, el Botox paraliza el músculo en cuestión, logrando que la piel se vuelva a estirar.

Ácido hialurónico: rejuvenece e hidrata tu piel

El ácido hialurónico se ha convertido en una de las armas más efectivas frente al envejecimiento, ya que consigue aumentar el volumen e hidratación de la piel, haciendo que ésta luzca mucho más tersa y radiante.

¿Qué es el Ácido Hialurónico?

El ácido hialurónico es una sustancia que se encuentra en numerosos tejidos y órganos de nuestro cuerpo como, por ejemplo, en el tejido conectivo que sostiene la columna vertebral, en los cartílagos, en el líquido sinovial de las articulaciones o en nuestra epidermis. Con el paso del tiempo, la presencia de esta sustancia disminuye notablemente, lo que produce, entre otras razones, el envejecimiento de la piel y, con ello, la aparición de arrugas, flaccidez o pérdida de firmeza.

¿Para qué sirve el Ácido Hialurónico?

  • Contorno y comisura de los labios.
  • Volumen labial y facial (pómulos).
  • Arrugas labiales o peribucales (alrededor de la boca).
  • Surcos nasogenianos (líneas de expresión que van desde a ambos lados de la nariz hacia la boca).
  • Arrugas perioculares externas (patas de gallo).

Botox para bruxismo

El uso del Botox en bruxismo relaja la musculatura en forma inmediata, por lo tanto es una nueva alternativa de manejo clínico de los casos complejos o agudos de bruxismo.

Tipos de Bruxismo

Existen dos tipos de bruxismo que pueden ser tratados con botox. En primer lugar, el que genera ruido (excéntrico) que es el más común debido a que es el propio paciente quien se da cuenta o un familiar y el otro que no produce ruido (céntrico). Los dos de igual forma producen desgaste de las estructuras dentales y articulares, así como dolores de cabeza y oído y también pueden ocurrir tanto de noche como de día.

Con el botox o toxina botulínica se pueden soltar esos músculos tensionados o contraídos de manera más inmediata y poder aliviar los síntomas del paciente.

Tratamiento del bruxismo moderado y severo con Neurotoxina Botulínica Tipo A

El bruxismo es una patología crónica que cada vez afecta a mayor cantidad de personas en España. La utilización de la toxina para el Bruxismo es una solución cada vez más utilizada, obteniéndose muy buenos resultados.

El bruxismo puede ser diurno o nocturno y afecta a un % importante de la población, y se conoce más comunmente por el hábito de rechinar y apretar los dientes de forma inconsciente y no funcional. En nuestras Clínicas Dentales en Madrid, y Guadalajara, ofrecemos esta solución definitiva.

Causas del bruxismo

Las causas del bruxismo pueden ser varias, desde factores funcionales como una mala mordida, hasta emocionales como es el caso del estrés, la ansiedad, la depresión…..que son capaces de desencadenar patología dolorosa con dolor facial, dolor mandibular, problemas de articulación, dolor de cuello, dolor de oído, etc. Todo ello afecta muy negativamente a la calidad de vida de quien lo padece.